EL ENTRENAMIENTO PERFECTO PARA PERDER GRASA

EL ENTRENAMIENTO PERFECTO PARA PERDER GRASA
Tiempo de Lectura: 4 minutos

¿Cuántas veces has leído información sobre cómo perder grasa? ¿Cuántas tablas de entrenamiento y cuántas horas te has pasado en el gimnasio o corriendo en la calle como una loca? 

Seguro que en algún momento has acudido a algún nutricionista, has realizado algún entrenamiento o algún método de ayuno pensando que cualquiera de estas cosas te harían perder esa grasa que tienes de más.

Pues bien, en este post desmentimos muchos mitos sobre qué tipo de entrenamiento es el adecuado para perder la mayor grasa corporal. 

  • Si estabas pensando que correr más tiempo te ayudaría a eliminarla, piiiii, ERRÓNEO
  • Si estabas pensando que hacer cardio en ayunas sin más te ayudaría a eliminarla, piiiii, ERRÓNEO
  • Si estabas pensando que tomar “quema grasas” como suplemento alimenticio te ayudaría a eliminarla, piiii, ERRÓNEO
  • Si pensabas que ir al gimnasio y hacer mil repeticiones de un ejercicio te ayudaría a eliminarla, piiiii, ERRÓNEO nuevamente.

¿O acaso pensabas que reduciendo la ingesta de carbohidratos o de grasas te ayudarían a eliminarla?

Piiiiii, ¡¡¡ERRÓNEO!!!

Nada de esto hará que elimines esa grasa que te sobra.

Entonces, ¿qué debes de hacer para eliminar la grasa corporal mediante el entrenamiento?

En primer lugar, cambiar el “CHIP”. Nos han enseñado en millones de sitios alimentos, suplementos y entrenamientos que nos ayudarían a eso, pero no nos han dicho la verdad.

Para perder grasa corporal tenemos que incorporar a nuestra rutina de entrenamiento un combo perfecto de dos sistemas: El entrenamiento de fuerza y el entrenamiento cardiovascular. 

Sin embargo, esto es de manera genérica ya que no nos vale cualquier entrenamiento de fuerza, ni cualquier entrenamiento cardiovascular. 

Vamos a ver a continuación cuáles son estos entrenamientos específicos y las pautas que debemos de seguir a groso modo:

El entrenamiento de fuerza

Olvidemos el sistema de entrenamiento que nos han “vendido” en el que hacer muchas repeticiones y centrémonos en la carga que vamos a levantar en cada repetición. 

El entrenamiento estará enfocado más que al volumen, a la calidad e intensidad del ejercicio. 

Para trabajar esto, nos apoyaremos en ejercicios con una carga que suponga el 80% de nuestro 1RM o incluso más, por lo que las repeticiones para trabajar con estas cargas nos obligará a que sean entre 6 o 10 repeticiones máximo, dependiendo del grupo muscular con el que estemos y del ejercicio concreto. 

No es lo mismo hacer una sentadilla, que se trata de un ejercicio multiarticular donde hacemos que trabajen varios músculos a la vez y que me ayuden, que hacer un curl de bíceps, que va a ser complicado llegar a 10 repeticiones si la carga que soportamos es de un 85% por ejemplo.

Pero…, un momento. Nos encontramos con un problema antes de poder empezar a trabajar con este sistema de entrenamiento y es que no podemos empezar a entrenar (y menos aún si eres principiante y nunca te has manejado con pesos) con tanta carga si previamente no hemos ganado masa muscular que nos ayude. 

¡No se puede empezar la casa por el tejado!

Por eso nuestros programas están enfocados a que primero comiences con más repeticiones para ganar resistencia muscular y poco a poco irán disminuyendo las repeticiones para ganar masa muscular o lo que es lo mismo, hipertrofiar.

Una vez conseguida esta masa es mucho más sencillo ya “limpiar” el músculo, “secarlo” y además estarás más protegida frente a posibles lesiones.

El entrenamiento cardiovascular

En cuanto a esta otra parte de nuestra rutina semanal es importante que también cambies lo que hasta ahora te habían hecho creer.

No, salir a correr una hora no es tan beneficioso como crees para este objetivo. No, no lo es. 

Igual que en el entrenamiento de fuerza decíamos que hay que darle importancia más a la calidad e intensidad del ejercicio, en el entrenamiento cardiovascular sucede lo mismo.

No vamos a pararnos a hablar de los tipos de vías que hay a nivel cardiovascular oxidativas, pero sí que diremos de manera general que se trata de trabajar más bien la vía anaeróbica, que la aeróbica.

¿Y a qué nos referimos con este tipo de vía?

Esta vía trabaja desde una manera mucho más intensa, ya que la velocidad de ejecución de los ejercicios, la intensidad aplicada en ellos, así como los descansos, forman un conjunto de factores que unidos entre sí, te ofrecen unos beneficios mayores en el objetivo de pérdida de grasa, que un entrenamiento largo y lento.

Este tipo de entrenamientos son por ejemplo los llamados HIIT (High Intensity Interval Training). 

Se trata de unos entrenamientos de alta intensidad, donde el tiempo de trabajo es mucho menor en su conjunto, que el de una sesión de cardio como correr durante una hora o nadar a ritmo continuo durante 40 minutos y cuyos descansos van a ser tan cortos que apenas te dejarán respirar y recuperarte. 

La idea es esa, mantenerte activa en todo momento. No dejar que el cuerpo descanse ni que la frecuencia cardíaca caiga de golpe, sino que se mantenga alta.

Otro mito que tenemos es el de que correr elimina más grasa que andar, pero no es así.

Cuando hacemos una carrera larga perdemos masa muscular y esto es como volver hacia atrás… Si lo que hemos estado haciendo este tiempo de atrás es ganar masa muscular y ahora cogemos y la perdemos cada vez que salimos a correr…

¡Entonces es que estamos haciendo algo mal!

Pero no vamos a generalizar, ya que puedo hacer un HIIT con ejercicios de fuerza, pero también puedo hacerlo corriendo o subiendo y bajando escaleras. 

Como decíamos antes, todo dependerá de la intensidad que le des y de los descansos que le apliques.

El único problema que nos encontramos con el HIIT es que es un sistema de entrenamiento tan intenso que no puedes estar haciéndolo siempre que te toque cardio o en el caso de nosotras, las mujeres, en los días premenstruales o durante la menstruación, ya que es bastante molesto y requiere de mucha intensidad, así que estos días para ir alternando podemos salir a caminar rápido. 

No camines 2 horas, camina 30 minutos pero rápidos, muy rápidos, como si con cada zancada que dieses pareciese que vas tan rápido que vas a despegar los pies del suelo en cualquier momento y que tengas la necesidad de correr porque ya no podrían tus piernas ir más rápido andando.

Bueno, seguro que con tanta información te has vuelto loca y ahora tienes en tu cabeza un lío del carajo…

Don´t worry Amazona!

Vamos a resumir:

El mejor entrenamiento para perder grasa es:

  • Combinar el entrenamiento de fuerza con bajas repeticiones, dándole prioridad a la carga que movamos.
  • Con el entrenamiento cardiovascular de intensidad alta, como el HIIT, o bien alternar éste con salir a caminar MUY rápido.

Ahora podrás entender mejor porqué haces lo que haces en Fitmylegs y porqué no puedes seguir realizando lo que hacías hasta ahora que NO TE ESTABA FUNCIONANDO.

Are you ready?

GO!

Esta entrada tiene un comentario

  1. Carmen

    Gracias por tan valiosa información. Muy bien explicado!!!

Deja una respuesta